Eso que anhelamos…

Familia blogYa lo he mencionado antes, tuve una infancia muy afortunada…

Crecí entre dos pueblecitos en Venezuela, uno a la orilla del mar, donde pasábamos largos veranos pegostosos de sal, entre cangrejos y olas.

IMG_20200220_125726

El otro en la montaña, dónde vive mi familia por parte de mamá, un pedazote enorme de mi corazón.IMG-20200215-WA0033

 

Crecí descalza, corriendo salvaje por un jardín enorme entre las casas de mi abuela, mi tía y mis papás.

Crecí sin conocer un cepillo de pelo, libre y despreocupada.

Crecí sin ir al colegio hasta los cinco años.

Pero eso era lo de menos, pues tuve la mejor escuela de todas, primas que me enseñaron a leer y a escribir desde muy pequeña, tías que me cantaban y contaban cuentos hasta quedarme dormida, tíos que me llevaban a la cima de la montaña en mocasines y otros que jugaban a la pelota hasta cansarnos.

Tuve tardes de juegos de mesa en familia, partidas de bingos de veinte personas, primos que me paseaban en moto por horas, tías que no dejaban que me fuera a jugar sin comerme mi arepita primero y primas que jugaron y me cuidaron hasta el sol de hoy, porque siempre he sido la chiquita de la casa!

Nuestras reuniones familiares pasaban las treinta personas y los fines de semana eran motivo de celebración! ¿Y las fechas importantes? Pues casi fiestas patronales!

IMG-20191126-WA0038

Una comida, una conversación, una compañía.

Siempre.

¿Cómo no anhelar eso?

¿Cómo no sentirte perdido a veces?

A nosotros que emigramos y aquellos que se quedaron, pues ya nada es lo mismo…

Solo puedo decirles que atesoren esos recuerdos, guardenlos en lo más profundo de su corazón, cómo la gema preciosa que son, porque esos recuerdos somos nosotros, es lo que nos ha formado como personas y lo que nos permitirá seguir adelante.

No podemos vivir en el pasado. Ya está, ya pasó. La vida no se para, estamos en constante movimiento.

Es un hecho, todo cambia…

Pero podemos dar gracias.

Hoy doy gracias por esa familia maravillosa que me regaló la vida, por parte de papá y de mamá solo tengo personas increíbles que han estado para mí en todo momento, personas con las que tengo recuerdos inolvidable y que sé que seguirán creciendo, por más lejos que estemos.

Porque gracias a todos ellos, empezando por mi mamá y mi papá soy la persona que soy.

Doy gracias porque tengo unos hijos preciosos, son más de lo que jamás me pude imaginar.

Y aunque no crecerán de la misma forma que yo, trataré con todo mi ser que su infancia sea memorable!

Es fácil anhelar el pasado, es más difícil apreciar el presente.

Así que en este constante aprendizaje que es la vida, aprendamos a valorar lo que tenemos ahora.

Mis hijos viven en una isla preciosa, con un clima bastante bueno! ( No es Venezuela jaja, pero se está bien), playas hermosas y la tranquilidad de vivir con seguridad.

Hemos viajado y conocido mucho más de lo que alguna vez soñé y estoy segura seguiremos conociendo!

Tenemos a dónde llegar en Francia, Italia, Inglaterra, USA, Barcelona, y cómo no, en Venezuela!

 

¿Quién no soñaba con montarse en un avión?

Nos toca ahorrar cada centavo para poder reunirnos, pero lo seguiremos haciendo!

Tal vez estemos lejos en distancia, pero no de corazón!

Así que la familia siempre estará unida.

Siempre.